El vecindario y los periodistas: una relación indigna

Ha llegado un punto en la violencia que ejercen los medios a la hora de tratar los asesinatos machistas en el que es posible intercambiar un texto con el otro: apenas tendríamos que cambiar el método homicida. Pero entre todas las fórmulas precocinadas que usan los periodistas sin formación (¿os interesan más los periodistas sin formación, amados jefes y jefas?) a la hora de narrar al asesinato de cualquier mujer por el hecho de serlo, el recurso al vecindario es el que más me repele.

Me resulta francamente indigno por dos motivos: porque se sirve de la imperiosa necesidad que tienen los vecinos de lavarse las manos ante el hecho homicida y de la alarmante falta de empatía que la sociedad tiene con las mujeres que son víctimas de violencia machista y porque lo hace para rellenar un espacio que podrían estar dedicando a sensibilizar a sus lectores, no a contribuir al descanso de su conciencia y a la reafirmación de un estereotipo que pone los pelos de punta: Él era un hombre de lo más normal, ella estaba loca.

Captura de pantalla 2015-11-10 a las 16.14.39

Ahora mismo podría abofetear a los que han enviado a esas alcachofas a hablar con esta vecina. No hay palabras para describir la VERGÜENZA que siento de formar parte de una profesión que se ha abandonado tanto a sí misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s