Los privilegios de la mujer blanca heterosexual (yes, we suck)

Lo mejor de este master que estoy haciendo, con mucha diferencia, es la guía bibliográfica. Que te muestren los libros que han marcado caminos, han supuesto un vuelco o han cambiado enfoques, de manera que no tienes que andar dando tumbos entre blogs y recomendaciones varias en una prueba-error exasperante (detesto perder el tiempo con libros malos). Muchas veces, las bibliografías incluso te dirigen a los capítulos concretos, los párrafos clave o los artículos publicados. En materia de teoría feminista y de género (creo que, en general, en la investigación académica), casi todos los libros van publicándose por ensayos más o menos breves en revistas especializadas. Esto se me hace raro como lectora: no hay linealidad. El asunto se despedaza antes de tratarlo y se va estudiando por partes. Es una manera de adaptarse a un mundo académico que cada vez está más afectado por las dinámicas de mercado: todo ha de ir rápido, rápido. Han de llenarse revistas, programaciones de congresos, becas de investigación. La fiebre de los ‘papers’ es buena para los estudiantes porque es posible acceder al conocimiento de manera más fácil y barata, pero al acortar drásticamente la cantidad de palabras que han de sustentar un estudio (al hilo de la maldita fragmentación) se pierde el contexto. ¿Qué es el pensamiento sin contexto? Yo creo que un pequeño timo.

Al grano, que me voy por las ramas. Los libros de teoría feminista no son fáciles para una lectora de revistas como yo. Muchas veces vienen firmados por filósofas y casi todos manejan con soltura conceptos de postestructuralismo e incluso el psicoanálisis imposibles de aprehender sin haber dominado esas materias. Sin embargo, me los leo igualmente. Aunque por párrafos no entienda en realidad lo que quieren decir. Es un espectáculo increíble contemplar cómo la mente puede construir esas estructuras mentales, esas elaboraciones discursivas, esos castillos de ideas. En algún punto me ha venido a la cabeza la idea de si no serán simplemente una exposición, un poco narcisa y desconectada, de la potencia de una mente. Quiero decir…. no todo es Foucault, cuyos libros revelan cómo estamos sometidos a todo tipo de controles y relaciones de poder. Rosi Braidotti y sus sujetos nómadas me provocaron un poco esta sensación. Lo cierto es que es un libro dificilísimo e interesantísimo a la vez para frikis de los discursos como yo, pero tendría que volver a leérmelo con más armas (nota para mí misma). Está escrito desde el feminismo de la diferencia (posición de las teóricas que sostienen que existe una diferencia entre hombre y mujer), pero es su conceptualización de los sujetos como nómadas, como inmersos en un proceso infinito, lo que me interesa. En fin, volveré sobre él, sobre todo por aquello de la igualdad/diferencia entre hombres y mujeres, en algún post futuro.

No me cuesta nada, sin embargo, alinearme con Judith Butler, por el contrario una predicadora de la igualdad, de una democracia radical de seres humanos iguales. Me parece que sus artículos y libros parten casi siempre de una observación muy directa de la realidad y que sus ideas tienen el poder de, efectivamente, cambiar el marco de pensamiento. El enfoque. Hasta de una lectora de revistas como yo. Sus textos tienen fama de difíciles, pero creo que ha ido puliendo un poco esa traba y los últimos, que son los que más me interesan, se leen bastante bien. Además, no escamotea hilos de pensamiento: sus discursos adoptan la forma de una red de araña porque suele exponer todos los caminos que camina su lógica. Al leer sus libros y conferencias, puede una hacerse a la idea de cómo discurre una gran mente.

Estoy bajo los efectos de la teoría de la vulnerabilidad de Butler. La filósofa encuentra que aquello que más nos une a todos los seres humanos, la categoría totalizadora que habría de conformarse contexto de nuestra civilización, es la vulnerabilidad, entendida no como debilidad sino como disposición para ser afectado por todo tipo de relaciones. Somos seres básicamente vulnerables: nuestra existencia se ve afectada por multitud de relaciones, simbólicas y materiales, que determinan la dignidad de nuestra vida. Nuestras vidas son, por tanto, precarias, por depender de tantas relaciones, que van tejiendo una tupida red entre todos los seres humanos. Yo soy yo pero sobre todo muchos otros yoes. Todos los yoes. No se puede entender una vida humana sin sus relaciones y no se puede construir dignidad para una vida humana sin atender la dignidad de las demás.

Todo este rollo viene al caso para hablaros del texto que más me ha impresionado de todos los que he leído gracias al master. Es de Bel Hooks, una feminista negra estadounidense. OS LO RECOMIENDO MUCHÍSIMO AQUÍ LO TENÉIS. Al volver a leerlo, me ha dado por pensar que tiene que ver, de alguna manera, con la vulnerabilidad. Hooks describe cómo el feminismo blanco, heterosexual y acomodado se ve atacado cuando se exponen sus privilegios de raza, de clase. ¿Puede una llamarse a sí misma feminista sin haber revisado sus propios privilegios? ¿Puede una llamarse a sí misma feminista si no se siente inextricablemente unida en su vulnerabilidad con todas estas mujeres pobres, de otras razas y religiones, cuya agenda feminista es tan distinta a la occidental? ¿Cómo podemos las feministas europeas hablar, escribir y pensar por estas mujeres, si lo primero que hemos de cederles es el nombre, la voz, la presencia? Soy de las que piensan que cualquier puede ser feminista (con Cristina Lucas, creo que todas las buenas personas lo son). Pero al adjudicarse a uno mismo ese nombre, ha de iniciar la tarea de revisar sus privilegios y dar un paso atrás en favor del que está por debajo. Eso vale, en nuestras sociedades ricas, por los hombres que se dicen feministas: para serlo, han de dar un paso atrás y ceder la voz y el espacio a las mujeres. También para las feministas blancas, heterosexuales: demos un paso atrás para que hablen las feministas gitanas, por ejemplo. Descentremos el foco de nosotras mismas, y pongámonos en el lugar de las mujeres pobres, sin estudios o enfermas, por ejemplo. Citémoslas. Hablemos de ellas. Hagámosles hueco. Pensemos en sus condiciones de vida, integrémoslas en nuestros estudios.

Mientras escribo esto me acuerdo de Rafa Doctor, un hombre feminista y animalista que, en una de esas listas que le piden a los importantes los medios de comunicación, se desmarcó de todos y todas sus colegas y citó a la boliviana María Galindo y sus Mujeres Creando como su artista favorita o su proyecto artístico con más futuro, no recuerdo muy bien. Qué manera tan extraordinaria de exponer la agenda ética y estética de uno. María Galindo está el miércoles 21 en Madrid, en Vaciador. Yo no me lo perdería. Aquí la vemos “arruinando un concurso de belleza”, así lo ve la presentadora del telediario 🙂 Y si alguien va y graba el audio, le prometo el sol de una paella al sol. Tenemos un trato.

  1. Sara Moros

    ¡Hola! Me has abierto una puerta muy importante para mi proyecto teatral-vital. María Galindo me parece una de las feministas más coherentes que he escuchado y su discurso me suena tan humanista que creo que es lo más revolucionario que conozco. Siempre que entro en tu blog encuentro inspiración. Gracias. Un abrazo.
    Sara

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      Sara, qué bueno leerte! La Galindo es una tremenda persona. Una inspiración y una fuerza de la naturaleza. ¿Cómo va tu txt? Si quisieras me encantaría leerlo cuando lo tuvieras listo. Beso!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s