Carta a Moderna de pueblo aka Raquel Córcoles

Amiga Raquel

Perdona que te escriba esta carta así, open air, para lo que puede parecer cantarte las 40, pero no. Quisiera que leyeras este atrevimiento mío en el contexto de la sororidad más que como una pataleta de una señora mayor. No sé si estás familiarizada con el concepto de sororidad. Se trata de una solidaridad no pactada ni hablada ni explicitada entre mujeres. Un pacto de género por el cual nos apoyamos, nos escuchamos, nos animamos y nos criticamos siempre con el objetivo de ser mejores y más fuertes. Me dirás tú que por qué sólo entre mujeres, y apoyo la moción (habríamos de ser así con todos nuestros semejantes), pero esto de la sororidad responde a un contexto en el que las mujeres han de batallar con un sistema simbólico plagado de estereotipos que nos minusvalora, nis disminuyen y nos vilipendian. Somos la mala, la zorra, la revanchista, la vengativa, la vanidosa, la frívola, la cotilla, la loca, la machista… En fin. A un nivel más técnico te diré que este año me quedé bastante muerta cuando, leyendo a Amelia Varcárcel, descubrí que están más que estudiadas las fratrias, el sistema de solidaridad entre varones que explica que se contraten los unos a los otros y se promocionen los unos a los otros en las empresas. En fin. Cuanto más leo, más me doy cuenta de que no tengo ni idea.

Todo esto viene por el dibujín de apoyo al feminismo (?) que publicas en Cuore y que he visto en el muro de Diana Aller.

10896352_10152593811483543_6248644016853744532_o

Como joven y sobradamente preparada que eres, no dudo de que lo hayas dibujado y redactado con toda tu buena intención (si no es así, puedes dejar de leer ya). Supongo que en tus viñetas sueles plasmar tu percepción personal acerca de lo que te rodea y eso, supongo que lo habrás pensado, habla muchísimo más de ti que de lo que dibujas. También supongo que habrás pensado alguna vez en la responsabilidad que tenemos todos los que de una manera u otra accedemos a los medios de comunicación. Yo no pensaba nada de esto cuando tenía tu edad: era bastante inconsciente y burracona. Sin embargo, ahora me doy cuenta de la cantidad de ideas que podemos poner en las cabezas de mujeres bastante jóvenes que leen las revistas sin la preparación que puedas tener tú o yo. Y me da bastante vértigo.

Total, que me ha entristecido un poco leer tu viñeta. Es una pena que en el nombre del feminismo (¿qué feminismo? Supongo que el tuyo…) cargues las tintas en la figura femenina. No sé, es como cuando una mujer usa como argumento en una discusión sobre la violación la leyenda de las denuncias falsas o te planta en tu cara que no cree en la protección a las mujeres maltratadas porque conoce varias que han denunciado a sus parejas sin ser maltratadas solamente para fastidiar. No podemos tomar la parte por el todo ni ignorar la realidad de las mujeres: desde 2009, solo un 0,005% de las denuncias sobre violencia contra las mujeres se saldaron con una condena para la mujer por acusaciones falsas. Al plantear esos dibujos, no haces más que perpetuar en el imaginario unos estereotipos que están más en tu mente que en la realidad. Le escribí a Diana en su muro de Facebook: “La mujer es la peor enemiga de la mujer” es un invento para que la mujer sea la peor enemiga de la mujer. Y es cierto.

Hay algo más. No existe esa mujer que, según tu viñeta, no tiene ni idea de informática o sólo le interesa lo económico (te recomiendo tantísimo que leas acerca de lo que nos costó salir del espacio de “las idénticas” que Celia Amorós describe tan bin). Existen personas que no tienen ni idea de informática, hombres y mujeres, de la misma manera que existen personas a las que les interesa sobre todo lo económico, hombres y mujeres. Adscribir esos comportamientos a una mujer es básicamente sexista y denota no haber reflexionado demasiado sobre el asunto. Probablemente conoces a las mujeres que tienen esos comportamientos y así lo has reflejado, pero por cada una de ellas seguro que hay miles que se comportan exactamente al contrario. Si de verdad quieres dibujar en favor de las mujeres, no contribuyas a afirmar estereotipos que no nos hacen ningún bien. Tampoco estoy segura de que sea bueno colocar tal crítica bajo la bandera del feminismo: no visualizo a ninguna feminista de las que conozco cargando contra ninguna mujer en tribuna pública.

Tienes una ventana al mundo: úsala para afirmarnos no para hundirnos. Eso sí que es feminista.

  1. Doctora Glas

    Pues a mí no me parece mal. El Cuore no se lo lee la Celia Amorós, ni la Amelia Valcárcel ni la Preciado (a menos que la revista esté en la consulta del dentista y en la sala de espera quieran torturase un poco antes de empastar caries), pero sí mucha tía socialmente (y tristemente, porque el patriarcado y los roles de género son una mierdaca) estereotipada. Que hay tías estereotipadas en su feminidad es una realidad como un templo (vivo en mundo donde las tías aspiran a ser Kate Moss antes que el King Kong de la Despentes). Hablar de ello no es un ataque a la supuesta sororidad entre mujeres sino que estamos ante la denuncia o crítica de esa realidad, la cual (denuncia o crítica) me parece legítima, ya sea desde la institución, de cerves con las amiguchis o como es el caso, a través de la creación artística. La realidad también “nos cuenta” cómo hay menos violadores que “hombres que violan” y no por ello hemos dejado de hacer de las agresiones sexuales un tema político. ¿Es la viñeta de Moderna de Pueblo frívola? Tal vez. ¿Atrevida? Tal vez. Dependerá de nuestras preferencias en cuanto al humor, a la institución o nuestra ceguera (o los matices que estemos dispuestas a descubrir y reflexionar) dentro del -ismo-. Pero… ¿Ofensivo? NO. No creo que el mensaje sea culpabilizar a las mujeres. Personalmente, le encuentro más relación con revisar nuestros comportamientos o de cómo algunas podemos experimentar aún la feminidad de manera acrítica. Estoy cansada de tanta mordaza, de tanto moralismo y sobre todo, de la manía que tienen “algunas” de decirles a las otras qué deben o no hacer con su jodida vida: que nos dejen dibujar, que nos dejen escribir, que no nos digan cómo tenemos que emplear el arte. Además, me sorprende que la crítica vaya a parar a la viñeta y no al espacio. Porque si “algo” se le pudiera “recriminar” a Moderna de Pueblo es que la publiquen en Cuore y no en ninguna publicación feminista. Eso sí qué me da pa pensar. O que venga PericaDeLasPalotas a ilustrarme sobre qué es y qué no es feminismo, cuando al principio del artículo matiza que no va a echar reprimendas y que “será TU FEMINISMO”. En fin. Me exaspera todo este “boom” que además de oler a braga recachutada te dice con AUTORIDAD (¡Hola Raquel!) qué es lo que debes o no hacer. Para mí el feminismo no es una voz que “te ordena”, sino una voz que te hace “pensar”; “cuestionar”; “críticar” y hacer “autocrítica” (y lo siento, Raquel, esto no lo has hecho tú sino Moderna de Pueblo), y creo que es eso precisamente lo que ha hecho Moderna de Pueblo. De un tiempo a esta parte, la sororidad se ha convertido en la nueva buena del feminismo y viene avalada felizmente por el Papa y congéneres. Reflexionemos. Saludos indecorosos, Doctora Glas.

    Le gusta a 2 personas

    • Fernández Hernández

      Pues lo voy a reflexionar. Aunque, así de principio, si pones en el mismo equipo a Varcárcel, Amorós y Preciado es que algo no ha encajado bien. Rollo segunda ola del feminismo contra postfeminismo. ¿Estaremos ante un caso de nieta pegándole a su abuelita? Ahhhhh, la rebeldía de la juventud… Y creo que tampoco me has leído muy bien… Yo no niego los estereotipos: me revuelvo porque tendemos a ilustrar los femeninos. No me dices nada sobre la gran trampa de las idénticas, ni sobre las fratrias, ni sobre el estereotipo femenino que tanto nos machaca en el mundo laboral, todos ellos temas del siglo XX. Veo que te interesa más el feminismo desde Despentes. Yo no tengo ninguna intención de decirle nada a Raquel, sino de mostrarle otro punto de vista. En realidad, sobre la responsabilidad de los que escribirmos en las reivstas como Cuore. Sobre la crítica a los medios, si lees algún post anterior te darás cuenta de que me la tomo muy en serio. ¿Pericadelaspalotas? Ains. ¿Mordaza? (?) ¿De verdad he provocado yo todo esto o venías con algo en la mochila?

      Me gusta

  2. Macedonia

    Personalmente, creo que un buen ejemplo de “cargar las tintas en la figura femenina” es el artículo de las bragas y el bosque, donde para llegar al inconcreto “verdadero culpable” no escatimas caracteres para señalar a algunas “árbolas”, con nombres y apellidos, como partícipes por comisión u omisión. Y considero que es lógico pedirle más responsabilidad a un blog titulado “genericidios” que a una humorista gráfica cuyas viñetas se titulan “Moderna de Pueblo”. Aunque si este blog consiste en criticar la falta de feminismo a tías que tienen proyección en los medios en nombre de la “sororidad”, pues me callo y hasta luego.

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      Pero, Macedonia, yo no pido responsabilidades ni exijo nada. Sólo cuento lo que me parece. En ambos casos, lo que me interesa no es tanto la mujer individual en sí como el imaginario de lo femenino. Quiero decir que Cristina puede hacer con su vida lo que quiera como yo y como tú, pero al salir en la tele y al recurrir la tele siempre al mismo “truco”, tiene un impacto. Con la tira de Raquel me pasa lo mismo. Carga las tintas sobre unos estereotipos y así sólo logra reproducirlo o al menos yo lo veo así.

      Le gusta a 1 persona

  3. Las princesas también friegan

    Hola!
    Creo que hay que contextualizar la viñeta en la revista en la que está. Desde luego que personalmente no me va mucho ese rollo “feminista” tan estereotípico y superficial, pero cada vez tengo más claro que no hay que sacar el feministrómetro, que la que lee Coure no tiene por qué leer a la Amorós…..y que si esa viñeta les puede inspirar algo pues bienvenida sea.

    También estaría bien dejar esos argumentos apelando a la edad y a la experiencia. Siempre me ponen muy nerviosa y me huelen a chamusquina…

    Un abrazo a todas
    maría

    Le gusta a 1 persona

    • Fernández Hernández

      Pero es que yo no quiero que Cuore lea a Amorós… QUIERO QUE RAQUEL CÓRCOLES LEA A AMORÓS 🙂 De eso sí que se me puede culpar. Sobre la edad, yo creo que sí es relevante. La agenda de las feministas de los 70 no tiene nada que ver con la agenda de las pensadoras de hoy. Leemos los libros modernos sobre el género y el postfeminismo, sin darnos cuenta a veces de que la agenda política de los 70 no está cumplida ni asumida. Damos cosas por supuestas porque han sido escritas pero no están en la realidad de las mujeres.

      Me gusta

      • Fernández Hernández

        Sí, claro. Te hacía la apreciación de las décadas porque me decías que las apreciaciones sobre la edad “huelen a chamusquina”. Pero por eso creo que es importante la edad. Los años pesan mucho en la agenda polítcia de las mujeres.

        Me gusta

      • Las princesas también friegan

        Sí, hay apreciaciones que huelen a chamusquina. El debate sobre los 70 y el futuro se tuvo que dar el los 90 o a princiios de siglo. No se dio. Las jóvenas asumimos las críticas y el no recocimiento y tiramos para adelante. Nunca nos imaginamos encontrarnos con un techo de cristal dentro de los feminismos pero asumimos el relevo que nadie nos dio.
        Los años claro que pesan en la agenda de las mujeres, pero o le damos una vuelta radical o las de los 70 os quedaréis aferradas a lo que fuistéis y reivindicastéis, que siempre os lo hemos reconocido. Porque el feminismo afortunadamente siempre ha sido radical y vanguardia y nunca ha entendido de luchas fraticidas o generacionales.
        Porque la Revolución será feminista o no será. Mucho por inventar, mucho por construir.

        Me gusta

      • Fernández Hernández

        Tu mensaje no me queda claro. Pero el tema de este post es la representación de las mujeres en los medios de comunicación. Todo eso que me dices viene de una alusión tuya porque no te gustaba que dijera que no tengo 20 años. Pero lo que motiva este blog es señalar las maneras en las que se nos suministra por parte de los medios de comunicacion el sistema binario de género.

        Me gusta

      • Las princesas también friegan

        No sé lo que motiva tu blog. El tema de tu post va más allá de las mujeres en los medios de comunicaciónn desde que interpelas un post desde lo personal, que el de lo que va este debate.
        No sé si te gusta o no lo que dicen las que como tú no tienen 20 años. Se deduce por lo que dices que no te agrada demasiado.
        Mis comentarios vienen a que no hay que juzgar ni aplicar el feministómetro a las que tienes, 10. 20 ó 30 y que el discurso de la edad huele a chamusquina.
        y que desde mi punto de vista, un chiste en la Cuore sobre feminismo suma más que resta. Lo del rollo generacional llámame suspicaz, pero algo de razón tengo, y de esos barros estos lodos.
        Que un poco más de prespectiva y generosidad!!!
        salud!

        Me gusta

  4. Quiero ser un hada (@quieroserunhada)

    Pues a mi no me cuesta entender el mensaje de “Moderna de pueblo”. El machismo es un problema creado tanto por hombres como por mujeres, y por tanto se debe de educar tanto a hombres como a mujeres.

    Existe la mala costumbre de considerar que el machismo es un problema creado por los hombres en exclusiva, pero esa teoría en si no deja de ser machista ¿a caso considera a las mujeres tan tontas o débiles como para no poder oponerse a los hombres? Sobre todo teniendo en cuenta que no todos los hombres son machistas.

    Y si, hay mujeres que actúan como las de las viñetas, igual que hay hombres que actúan también de forma machista. Naturalmente se puede decir que no se debería mostrar estas actitudes como algo generalizado, pero entonces por esa misma regla de tres tu tampoco deberías de hablar de lo de las fratrias como algo generalizado. Al menos yo no lo he visto en mi vida.

    Efectivamente, cargar contra la figura femenina no es feminismo. Pero cargar contra la figura masculina tampoco. ¿Pero es esto lo que hacéis Moderna de pueblo y tú respectivamente? A mi no me lo parece. Ella al menos cuando critica, critica ciertas actitudes, no a todas las mujeres. Y doy por hecho que tu hagas lo mismo.

    Entiendo tu crítica a los estereotípos ¿pero como entonces puedes en el mismo artículo respaldar un estereotípo sobre los hombres como es el de las fratrias?

    Por cierto, muy triste y equivocado el discurso sobre las fratrias del lenguaje que me pasas. Es cierto que a mi me metieron en un grupo de chicos cuando era niño, pero no lo hizo “mi virilidad”, sino una monja: una mujer.

    PD: Por si no te ha quedado claro, las fratrias no existen, al menos en los entornos sociales que yo he conocido. Podrás decir que mi sola experiencia no es suficiente, pero es que ni tú ni el artículo que enlazas demuestran en ningún momento tampoco el que existan.

    Me gusta

  5. Fernández Hernández

    Pero, amiga, yo hablo de las representaciones, de los esterotipos que reproducimos una y otra vez hasta naturalizarlos como si fueran verdad verdadera. Todo eso del machismo que cuentas no está en esta discusion. Lo siento, pero no puedo discutir que las fratrias sea un estereotipo (?). Y tampoco puedo entrar en tu experiencia personal. Las fratrias son un objeto de estudio en las ciencias sociales cuando inteseccionan con el género. Están en el origen del patriarcado http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1396

    Me gusta

    • Quiero ser un hada (@quieroserunhada)

      En ese enlace que me pasas ahora solo se menciona una vez la palabra fratria. Tu puedes decirme que es un tema muy estudiado, pero por ahora ni has dado un dato ni una estádística.

      También la existencia de Dios ha sido muy “estudiada”, pero yo no la creo. Pues bien, en los enlaces que has puesto hay tantas pruebas de la existencia de las fratrias como de la existancia de Dios, y por tanto para mi tienen la misma credibilidad, dado que nunca he visto ni lo uno ni lo otro.

      Mujeres diciendo que no son feministas si que he visto.

      Es cierto que las fratrias no son un estereotipo, pero los comportamientos de los hombres como consecuencia de las fratrias si que lo es. Cierto que habrá hombres que prefieran contratar a otro hombre antes que a una mujer. Pero también hay mujeres como las de las viñetas. El problema es que ambos son estereotipos que no son ni mucho menos generalizables.

      Me gusta

      • Fernández Hernández

        Te dejo un link (http://revistes.ub.edu/index.php/oximora/article/view/5252) y copio-pego:

        Desde la teoría feminista se ha señalado el supuesto pacto entre iguales que define el contrato social como una ficción construida sobre una concepción previa de lo doméstico (espacio de la familia) de forma que ese supuesto pacto entre libres e iguales sería en realidad un pacto entre varones que garantiza su libertad al tiempo que garantiza la sujeción de las mujeres; es lo que Celia Amorós ha llamado “fratría juramentada”. El “mito de la autonomía” tan denunciado por la teoría feminista3 es el mito de esos hombres que nacen al cuerpo político ya siempre plenamente autónomos, nacen a ese cuerpo donde los ciudadanos están ya siempre liberados de los trabajos reproductivos, tienen sus necesidades ya siembre cubiertas en un espacio previo e invisible. La utilidad de la división sexual del trabajo para el capitalismo es clara:

        el objetivo específico del trabajo doméstico y de cuidados en las sociedades liberal- capitalistas consiste en facilitar la disponibilidad laboral de los hombres adultos del hogar-familia; permitirles libertad de tiempo y acción para que participen en el mundo público sin que las necesidades de cuidados del hogar les sean restricciones para su actividad extradoméstica (Carrasco, Borderías, Torns, 2011: 74).

        Hay un pacto implícito entre varones, un conjunto de pactos patriarcales que constituyen el “contrato sexual” previo al contrato social. La creación de las esferas de lo público y lo doméstico va ligada a la asignación de esos espacios en función del sexo, de forma que las mujeres no devienen ciudadanas, sino garantes del orden doméstico sobre el que se asienta el orden público. En el plano material la economía feminista ha criticado el mito de la autonomía y ha reivindicado las categorías de interdependencia (necesaria dependencia material respecto a otros seres) y ecodependencia (reconocimiento de los límites materiales del planeta como garantía de supervivencia) como fórmulas para evidenciar que el discurso de la modernidad, al menos en su versión triunfante, obvia las condiciones materiales imprescindibles para la reproducción social desplazándolas a la esfera privada (esto es, cargándolas sobre las mujeres) previa invisibilización.

        Me gusta

    • Quiero ser un hada (@quieroserunhada)

      Con todos mis respetos, no. No hay ningún “pacto implícito entre varones”.

      De nuevo me das un discurso, pero ni hechos, ni estadísticas, ni información contrastada.

      Naturalmente el machismo existe y hay hombres machistas, pero no viene de un “pacto entre varones”, viene de una educación sexista en casa y en ciertos entornos sociales (que no entodos), pero generado tanto por hombres como por mujeres.

      Me gusta

      • Fernández Hernández

        Pues si las investigaciones de una catedrática de Filosofía no te parecen bastante convincentes, aquí lo dejamos. De momento voy a seguir estudiando, a ver qué pasa.

        Me gusta

    • Quiero ser un hada (@quieroserunhada)

      Si te crees las cosas solo porque las diga un catedrático, te vas a llevar muchas desagradables sorpresas:
      http://www.d24ar.com/nota/320494/un-catedratico-machista-genera-polemica-en-espaa-con-sus-dichos-20140508-1105.html
      http://www.aporrea.org/actualidad/n219866.html

      No, esta catedrática no aporta pruebas. Si te crees que hay un “pacto implícito entre varones” no es por que lo haya demostrado, sino por que a ti personalmente te convence.

      Si un catedrático se inventase la existencia de un pacto implícito entre hembras yo lo vería como machismo. Tu sin embargo aplaudes que alguien se invente un inexistente pácto implícito entre varones con la escusa de que “lo ha dicho una catedrática”. Pero es igual de sexista.

      Las mujeres también pueden ser sexistas.

      Me gusta

  6. Manolo Sånchez

    Muy interesante tu blog, jugosas tus opiniones y, sobre todo, muy honesta tu actitud en el debate, más atenta a la duda, a la pregunta, a las fuentes y al diálogo que a lo que tristemente nos abocan demasiado a menudo internet, sus trolls y quienes picamos en sus provocaciones. Gracias y enhorabuena. Un abrazo.

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      ¡Manolo! Tu comentario me llega al corazón (o a la braga recauchutada) en este momento. Gracias.

      Me gusta

  7. David Soda

    Primero de todo me gustaría felicitarte por tu blog que acabo de descubrir con este articulo y con el que hiciste con referencia a lo sucedido en las cadenas de televisión al dar las campanadas.
    He de decirte que normalmente no encuentro feministas que consigan satisfacer mis necesidades de respeto y sosiego al debatir asi como el suficiente “atrevimiento académico” como para poder explorar cuestiones por polémicas o incluso dañinas que pudieran ser en otro contexto mas “público” fuera de una conversación de tu a tu.

    Dicho esto creo que mi primer comentario va a ser una crítica. En este caso creo que no estas dando demasiado en clavo y has malinterpretado claramente el contexto de la viñeta.
    Por lo poco que he conocido de ti veo que le das una importancia absoluta a lo simbólico en la lucha feminista por ser la principal herramienta que sustenta las estructuras patriarcales (corrígeme si me equivoco). No me atrevería a meterme en un debate filosófico contigo sobre si las articulaciones de una ideología son las que portan el mensaje de forma inherente o cualquier articulación puede ser desprendida de esa carga ideológica, aunque dire que tiendo más a estar a favor de la segunda postura, aun asi no soy ningún experto, podría decir que mi unica influencia más o menos seria en este tema es Slavoj Zizek.
    Pero aun asi creo que moderna de pueblo esta haciendo aqui una labor pedagógica muy importante. Ella utiliza unos estereotipos, que son previsiblemente los que van a tener asumidos como propios las personas que lean su viñeta y los utiliza para hacer humor y de paso colar ciertos mensajes muy básicos y muy sencillos pero que hay que aceptar que estan lejos de ser hegemónicos. Yo no creo que eso sea una mala labor.
    Si, obviamente no tiene nada que ver con el feminismo de vanguardia (si tal cosa existe, perdón por usar estructuras del entorno de la lucha socialista, no soy ningún experto en feminismo), pero no deja de ser una parte mas de la lucha y que aunq suele desprestigiarse mucho es al final la que llega a mas gente y puede ser punta de lanza a cosas mayores.
    En definitiva creo que tu critica es el equivalente feminista a “la critica desde la izquierda” en la socialista. Es algo cómoda, es verdadera casi por definición, pero aunque sea positiva para gente ya concienciada si moderna de pueblo presentara tu postura no haría la función que hace.
    Y por cierto me parece en este contexto importante que precisamente esta publicada en la Cuore. Si estuviera publicada en un blog de feminismo o algo asi (como bien te han indicado en un comentario anterior) si podrías exigir eso que exiges, sin contar que por encima de todo tiene que ser graciosa que es lo que es la obra de esta mujer.
    Un saludo.

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      ¡¡¡Me encanta me encanta tu comentario!!! Me da mucho que pensar y me engorda. Dame unas horas para poder responder con algo que tenga sentido.

      Me gusta

    • Fernández Hernández

      Hola David! Joé, me alegro de que alguien haya advertido que lo que me interesan son las representaciones. Ningún mensaje es ‘blanco’, todos emitimos, recibimos y desencriptamos dentro de nuestra cultura, de nuestra construcción cultural. Todo tiene una agenda, consciente o inconsciente. A mí me apasiona desentrañar la agenda que hay detrás de los mensajes de los medios de comunicación. Últimamente flipo bastante con los textos que desentrañan la agenda que hay detrás de los textos científicos. Es apasionante cómo la ideología/posición ante la realidad de los y las investigadoras conforma teorías que luego llegan a nosotros como verdad ‘blanca’.

      Sobre los mensajes de las viñetas, responden desde mi punto de vista a estereotipos muy manidos muy machacados por el pensamiento machista para denigrar a las mujeres. Son ‘verdades populares” que de tanto repetirse, repetirse y repetirse, acaban por naturalizarse. Se aparecen ante nosotros como verdad. Y no. Quiero pensar que a todos los que trabajamos en los medios de comunicación nos interesa formarnos para detectar y fulminar los pensamientos basura que nos inocula el sistema. Y tratar de no reproducirlos. No creo que yo esté “más a la izquierda” que Raquel. Creo simplemente que soy más vieja y, por factores que no vienen al caso, este año tengo la cabeza todo el día metida en investigaciones sobre género, sexismo y desigualdad. Creo que ella simplemente pensó dentro de sus posibilidades. Dentro de sus datos. Le faltaban datos. Yo estuve ahí muchos años. Recuerdo que una vez me hicieron jefa de sección en un curro y yo fui la única que puso en su tarjeta jefe de sección en vez de jefa porque me sonaba mejor. No me planteaba ninguna de estas cuestiones ni por el forro. Me di cuenta de la cantidad de datos que me faltaban viendo a otras mujeres más sabias que yo. Hasta que decidí dedicarle un poco de tiempo en serio al asunto. Creo que, simplemente, es cuestión de datos. Hay tantos feminismos como mujeres, pero hay ciertos temas clave, asuntos que se han trabajado desde la Ilustración, como la necesidad del romper con el universal “las mujeres” que nos adscribe comportamientos de manera grupal a través de los estereotipos, y romper esos estereotipos que nos adjudican desde timpos inmemorial: locas, malas, envidiosas, cotillas, interesadas, aprovechadas… Es una agenda política tan tan tan básica, que apenas sí se puede considerar tal. Para terminar: si estuviera publicado en un blog como este, no hubiera dicho ni mu. Lo peor del todo el asunto es que su viñeta perpetuando tal imagen de la mujer llega a 600.000 mujeres que compran su revista todos los meses. ¡¡¡¡¡600.000!!!!! Que se dice pronto. Un saludo a ti también.

      Me gusta

  8. Taramona

    Querida Fernández Hernández,

    Descubrí tu blog hace muy poquitos días, con un post muy bien redactado y con un título genial sobre el papel y la responsabilidad de la mujer en los medios. Todo en él me gustó. El título era brillante, la indignación era más que justificada pero no perdías el sentido del humor y la combinación de la una con el otro redondeaban el texto. Compartí con estatus en facebook, un fragmento del texto entrecomillado y aplausos.
    Todo guay.

    Hoy no. Hoy patinazo. Y me imagino que en el fondo estás con nosotr@s (l@s que lo consideramos patinazo) porque te das cuenta de que lo es.
    Moderna de Pueblo es una tira cómica, tía, no Le Monde Diplomatique. Raquel Corcoles no dice, ni mucho menos, que todas las mujeres sean como las que menciona en esa viñeta, de la misma manera que no pensará que todos los tíos somos unos vagos, capullos, que solo nos preocupamos por dejarnos crecer la barba el tiempo suficiente para atraer a veinteañeras rebeldes, pero si no retratara a los que sí, no habría comedia.
    Adoptas la actitud de madre superiora que regaña a una novicia por pensar que ella no es tan feminista como tú, por el hecho de tratar el feminismo con humor y ligereza, pero es que no vivimos en el convento de “El nombre de la rosa” (ATENCIÓN: SPOLIER), donde las hojas de los textos humorísticos se envenenaban para que los que los leyeran muriesen en el acto. Cada una (y cada uno) es libre de enarbolar, compartir y expresar su feminismo, con tu permiso y el de todas, como le salga del coño y no creo que tenga que haber una policía del feminismo que venga a decir a quien lo haga, cómo, cuándo y bajo que circunstancias hacerlo, porque su ventana, como tú bien dices, es suya y la usa como quiere.

    En efecto, no todas las mujeres son enemigas de las mujeres, qué novedad, pero lo que sí es una novedad para muchas y muchos es que hay otras que sí lo son (otra cosa que tú misma sabes y lo mencionas en tu texto), y es precisamente a ellas a quien va dirigido, o de quien se burla la viñeta (que está bastante guay, por cierto) haciendo un pequeño hincapié para quienes caen en este error sin darse cuenta y que, sin ninguna mala intención, delegan en su novio, por ejemplo, responsabilidades cotidianas por el simple hecho de pensar que son “cosas de chicos”.

    Adscribe estos comportamientos a la mujer porque es una viñeta dirigida a mujeres. Si la viñeta se titulase “eres un puerco sexista cuando…” o “Demuestras que eres un capullo si…” entonces se le adscribiría a hombres y otro gallo cantaría, los obligados a encajarlo seríamos nosotros y probablemente unos se ofenderían, otros no, y los feministas estaríamos todos de acuerdo y los feministas con sentido del humor nos reiríamos, sin embargo al “arremeter”, aunque sea cómicamente y sin ninguna maldad, contra las mujeres, te enciende y por eso le echas la bronquita.

    En absoluto me parece que Moderna esté haciendo algo injusto o condenable contra la mujer. Está tirando un vasito de agua fría, ni siquiera una jarra. Está riéndose de sí misma y de las suyas. Está haciendo lo que hace mejor, comedia satírica. Y la que hace algo que sí me parece condenable y y dañino eres tú, por querer ponerle una zancadilla a la posibilidad de autocrítica femenina, a justificar la indignación ante una manera diferente de expresar el feminismo, con una actitud lamentablemente opuesta a la que pensé que tenías por tu genial post sobre la Nochevieja, y por querer escribir en piedra un manual de “la feminista ideal”, escrito por ti y para ser respetado por todas, les guste o no, y sin risitas en el fondo de la clase.

    Como me dijo mi entrenadora canina, lo primero que necesitas para educar es tener sentido del humor. Si quieres que te escuchen, hazles reír. Si quieres que te escuchen, escucha.
    Eso vale con perros, niños y hombres por igual.
    No creo que sea diferente con vosotras.

    Atenta y feministamente,
    Un lector que seguirá por aquí.

    Abrazo.

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      Hola lector feminista Taramona. Me alegro de tu comentario. ¿Me permites que contraprograme a ver si ves mi punto de vista? Lo primero que me dices es que no es Le Monde Diplomatique LA Cuore. Y tienes razón. Simbólicamente, Cuore es tropecientasmil veces más relevante que esa publicación que citas. Cuore vende más de 600.000 ejemplares cada mes. Imagina la capacidad que tiene para influir con sus mensajes en las lectoras acríticas. Los mensajes que se trasladan en un entorno humorístico tienen aún más capacidad de persuasión porque “no se consideran peligrosos”. De hecho, el humor es la herramienta favorita de la publicidad. Cualquier autor de tiras sabe de que tiene la ocasión de trasladar un mensaje muy potente y piensa mucho mucho y mucho en qué mensaje está trasladando. Humor y agenda ideológica van de la mano como Ana Belén y Victor Manuel por el jardín. Otra cosa es que la persona que tenga esa herramienta en la mano no se haya dado cuenta de que la tiene.

      Adopto la actitud de una madre superiora. SÍ. Es que además tengo vocación. Lo siento. No soy nada moderna y sí soy de pueblo. Es mi estilo como de misa, de doctrina, viejuno. Lo sé. Lo siento. El mundo me ha hecho así. Trataré de cambiar pero no confío mucho en mis posibilidades de quitarme este tonillo. Me gusta que traigas el nombre de la Rosa: la risa es subversiva. Pero digo yo que habrá que mimar el contenido de la subversión… Lo de la policía y el coño y demás no le encuentro sentido. Tanto derecho tiene ella de dibujar la viñeta que mejor crea como yo de contar lo que me parece o tú de aludir a los órganos sexuales femeninos.

      Lo que viene a continuación sí que ya no lo entiendo. Lo que yo quiero trasladar es la idea de la responsabilidad sobre las imágenes que echamos al mercado masivo y también la conciencia de la agenda ideológica que estamos apoyando. Los textos que reproducen estereotipos dañinos, estén protagonizados por hombres o por mujeres (me viene ahora mismo a la cabeza lo mucho que luchan los propietarios de pit bulls porque se deje de hablar de ellos como ‘perros asesinos’), me parecen lo mismo: provienen de personas que no se lo han planteado. Que no saben del poder que tienen entre manos. Hay un montón de cosas que no da tiempo a plantearse, a pensar, a decidir si te la vas a tomar en serio o no. Al ver la viñeta de Raquel pensé que estaba ahí. No pensé que ella realmente quisiera lanzar ese mensaje. Mira si soy boba. Igual a ella le da igual seguir haciendo una y otra vez el chiste de la mujer que no sabe clavar un clavo o que busca novio rico. AFUUUUUUUUUUUU.

      Yo no le hago la zancadilla a ninguna crítica “femenina” (esta palabra sí que la odio y está muy mal usada: no eres femenina por ser mujer). Hablo simplemente de la representación de las mujeres y los hombres en los medios de comunicación. Ese es el tema que me importa. ¿De verdad te parecen dañinas mis palabras? Nada más lejosde mi intención hacer daño. ¿A qué le llamas hacer daño? No le he insultado ni denigrado ni menospreciado… Este blog lo leen 50 personas como mucho… Creo que te has venido un poco arriba con tu parlamento.

      En fin. Yo con lo que de verdad pierdo los nervios es con los animales. Lo de las revistas y las mujeres que hacemos las revistas es una lucha un poco baldía. No son tan importantes, me dicen. Es sólo entretenimiento. Sí, ya. Pero cuando trabajas dentro de ellas, te gustaría que las mujeres jóvenes que van a hacer las revistas del futuro lo hiceran mejor de lo que lo hicimos nosotras.

      Me gusta

  9. Sara Moros

    Hola Fernández Hernández. Otra vez te doy la enhorabuena por tu blog, ya lo hice el otro día cuando lo descubrí. Estoy un poco de acuerdo con David. Creo que has perdido de vista desde tu posición de persona, ya no feminista, sino humanista, convencida y bien construida ideológicamente, supongo que por tu edad y experiencia, que le falta a esta chica de la viñeta, pierdes de vista digo que se trata de la revista “Cuore”, una revista que denigra a la mujer en cada comentario, pero también al hombre, que maltrata a ser humano con mala leche e ironía mal utilizada y sarcasmo choricero. Una revista que a mi, personalmente, me produce tristeza y estupor. Así que la viñeta me parece muy propia de la revista donde va inserta y desde luego creo que conseguirá hacer llegar a esas chicas de hoy, que se suben al tacón imposible que les deformará la espalda en una necesidad impuesta de hipersexualizarse para gustar, el mensaje feminista en un lenguaje que entienden y no les va a causar un pleno rechazo porque no suena a dogma.

    Pero, desde luego, te entiendo perfectamente y me parece una pena que esto tenga que ser así. Es una pena que existan mujeres como los estereotipos que muestra la viñeta y por desgracia no sólo existen sino que aumentan cada día.

    Yo le haría la viñeta a los trabajadores de esa repugnante publicación y les diría que meterse con las arrugas de las personas no les hace más que malas e insensibles personas, superficiales y frívolas; que resaltar los defectos de las personas a las que muestran no les hace ningún favor ni a ellos ni al mundo; y, en fin, que dejen de publicar carroña, que el mundo ya tiene de sobra.

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      Lo que pasa es que a mí no me importa la revista Cuore… Me importa Raquel Córcoles, la mujer. Tampoco hablo de si existen o no esas mujeres, sino que cedamos una y otra vez a la tentación de hacer precisamente esas representaciones de las mujeres. Con la cantidad de mensajes cuestionables que nos lanzan esas revistas, encima una mujer, joven, con talento, con tribuna y feminista pone el foco en tres cuartas de lo mismo. ¡Con lo que cuesta el espacio y con lo que cuesta llegar a tanta gente! ¡Hacerlo con ese mensaje! Brbrbrbrbrbrbrbr. Supongo que le falta militancia. ¡Una de militancia para Raquel Córcoles! (Si es que la quiere)

      Me gusta

  10. Aletheiae

    ¡Saludos!

    Con todo el respeto, me parece que te has quedado en la anécdota de la viñeta, no has sido capaz de verla en todo su contexto, ni su intención, ni siquiera su mensaje de fondo. La has juzgado desde un prisma muy estrecho, y eso te ha llevado a este enorme enfado aquí expresado.

    En mi humilde opinión, Raquel solo pretendía acercarse a la lectora media de Cuore, intentando expresar sus ideas de forma que les suenen cercanas y por ello puedan ir más allá. Esta muy bien desear que toda mujer este tan culturizada como la “feminista media”, pero es una utopía, e imponerlo es más bien un problema que una solución, porque con imposiciones solo se consigue el efecto contrario. Además que con ese pensamiento estamos dando por hecho que la cultura de esa “feminista” es perfecta, y que todo el mundo debería pensar igual, cuando el feminismo es un movimiento plural, en el que prácticamente cada participante aporta una nueva visión del tema, de forma que encerrarlo todo en un solo prisma es un absurdo muy grande.

    Dicho esto, juzgar a la autora de Moderna de Pueblo por su trabajo, y pretender que acoja tooodas las ideas del feminismo -movimiento MUY plural, tal y como he dicho antes-, es rozar un cinismo bastante preocupante, en especial porque tu le pides que acoja las tuyas -mucho feminista te lo criticaría, como los que no son cis por ejemplo. Raquel ha puesto lo que ha creído oportuno, como mujer y feminista, teniendo en cuenta que: 1. Tenia que caberle en una viñeta, sin perder su humor y 2. Iba dirigido a un público determinado, no a quien ella le gustaría que lo leyera únicamente.

    Como conclusión solo puedo decir que es bastante desagradable leer una crítica así, a una profesional que solo hacía su trabajo. Su intención es buena: Hacer llegar el feminismo a más mujeres, muchas de ellas se encuentran a años luz de tan siquiera comprender ese termino. Su mensaje de fondo también: Si quieres conquistar tus derechos, no olvides que TÚ también tienes que poner tu granito de arena. Y en definitiva, es un ser humano más y lo ha intentado hacer lo mejor posible. Criticarla como mujer por ello esta feo, y mucho.

    Me gustaría leer más textos tuyos para no caer en el mismo error, y juzgarte solo por lo que podría ser un mal día, o un malentendido. Espero que no te ofendas por mi comentario, sinceramente no quería hacerte ningún daño, solo es que me parece que necesitabas otra visión al respecto 🙂

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      ¡No me ofendo! Sólo quiero que Raquel Córcoles, feminista en los medios de comunicación, sea más militante, más política y más subversiva con las ideas a su favor. No con percepciones que provienen de estereotipos que dijo no sé quién que una vez le escuchó a alguien.

      Me gusta

  11. M

    Yo soy un hombre y solo me han pedido que instale programas o arregle cosillas del ordenador varias amigas y varios amigos gays. Ni un solo hombre hetero. Puede que sea casualidad pero es cierto. Y raro.

    También creo que la viñeta está a favor del feminismo y únicamente con la intención de concienciar sobre situaciones que crean fuego amigo en la lucha por la igualdad.

    Me gusta

  12. Laura Azul

    yo no la hubiera atacado por aquí. en cambio en su libro si que acaba en torno al concepto del principe azul y tal… hubiera atacado por ahi. besos

    Me gusta

    • Fernández Hernández

      amiga azul, esto no es un ataque! ¿lo es? ¡no tenía intención! en fin. no he leído su libro. pero lo del principe azul me deja muy preocupada. el mito del amor romántico es de lo peorcito para desprogramar. y trae mucho dolor innecesario. AFÚ.

      Me gusta